1500 convivium
en todo el mundo
Home » » RSC: Un Camino hacia la Sostenibilidad

RSC: Un Camino hacia la Sostenibilidad

En la vorágine de la actual sociedad en la que vivimos, donde empresas de cualquier tamaño y mercado anhelan el crecimiento económico por encima de todo, parece que de un tiempo para aquí, afortunadamente, viene abriendo paso, discreto pero firme, un indicio de esperanza llamado Desarrollo Sostenible.


Permitidme, antes de continuar, definir, o por lo menos tratar de hacer entender lo que significa el concepto de sostenibilidad: <<Sostenibilidad significa ser capaz de atender las necesidades como sociedad en un momento determinado sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias>>




Este estado, para algunos utópico, se conseguirá cuando los llamados tres pilares básicos sobre los que descansa este término estén en equilibrio: crecimiento económico, bienestar social y protección ambiental.

Como puede que la definición anterior (la oficial) no sea todo lo intuitiva que fuera de esperar, a continuación pongo algunos ejemplos de aplicación del concepto Sostenibilidad, uno por cada uno de los tres pilares comentados:

Sostenibilidad es, por ejemplo, asumir que la naturaleza y el medio ambiente no son una fuente inagotable de recursos, siendo necesario su protección y uso #racional.

Sostenibilidad es, por ejemplo,  promover el desarrollo social buscando la cohesión entre comunidades y culturas para alcanzar niveles satisfactorios en la calidad de vida, sanidad y educación.

Sostenibilidad es, por ejemplo, promover un crecimiento económico que genere riqueza equitativa para todos sin dañar el medio ambiente.

Pues bien, yo entiendo la Sostenibilidad como El FIN, nuestra meta, el objetivo que perseguimos. 

Y para llegar hasta ahí necesitamos UN CAMINO, que es lo que denominamos Desarrollo Sostenible.

Sin volver a definiciones bibliográficas complejas, definiría Desarrollo Sostenible como la aplicación de una serie de políticas, caminos o desarrollo (vayan las redundancias) que nos permitan afrontar el progreso de tal manera que busquemos alcanzar ese estado de equilibrio definido como Sostenibilidad.

Llegados la este punto, con los principales conceptos básicos aclarados, puede que ya tengas claro que ti también quieres acercar tu grano de arena y comprometerte con la causa. Si no es así, es posible que lo que resta del artículo no te interese en demasía.

Vamos ahora con el CÓMO hacerlo.

Se sentiste ese “toque” de compromiso te estarás preguntando…


 Como puedo contribuir la ese camino hacia la Sostenibilidad desde mi pequeño negocio? 

Pues siendo Socialmente Responsable. Responsabilidad Social Corporativa (o RSC)  en una empresa es un estilo/mecanismo de gestión de negocio voluntario, ético y responsable, que busca un crecimiento económico compatible con el Desarrollo Sostenible.

A pesar de que, hasta ahora, el fomento de la RSC correspondió fundamentalmente la algunas grandes empresas o sociedades multinacionales, esta es importante en todos los tipos de empresa y en todos los sectores de actividad. El aumento de su puesta en práctica en las pequeñas y medianas empresas, incluidas las   microempresas, es fundamental porque son estas las que más contribuyen a la prosperidad económica y a la creación de empleo. 


 Entendido. ¿Por dónde empiezo? 

La RSC se basa en la gestión responsable de los IMPACTOS que la actividad genera sobre lo las PARTES INTERESADAS. Y para entender esto, necesitamos nuevamente alguna definición:

PARTES INTERESADAS (o Grupos de Interés, o Stakeholders) son todas esas partes que ven afectadas directa o indirectamente por la existencia de la actividad objeto de mi negocio. 

Ejemplos: un cliente, y un trabajador del propio negocio.

IMPACTO es cualquier efecto, tanto positivo cómo negativo, que sufren las partes interesadas a consecuencia de la interacción con la actividad. 

Ejemplo: una fábrica que contamina a su entorno (impacto negativo) pero da trabajo y por tanto genera riqueza en la comunidad locales (impacto positivo).


   Bufff, no se se sabré.

De un tiempo a esta parte se generó muchísima literatura entorno a los conceptos de Responsabilidad Social, la Sostenibilidad y el camino para llegar a ella, y día tras día estamos más familiarizados con todos estos términos. Sabemos más del que creemos. Hoy en día ya a todos nos suenan términos como Agenda 2030, los ahora omnipresentes ODSs (Objetivos de Desarrollo Sostenible), pero creemos que es algo que no va con nosotros. 


 Pero pinta complicado y ha de ser costoso.

Pues NO lo es, ni una ni otra (ojo, sí es laborioso).

Tras años trabajando en esto en una gran multinacional americana, conseguí reducir (casi al absurdo) folios y folios de divagaciones, y extraer lo que creo que es un proceso básico de implantación de la RSC. Espero que al final de esta lectura cualquier mortal (Amancio Ortega, tu, o tu vecino Pepe) adquirierais una visión global de que es lo que necesita para convertir tu “pequeño negocio” en tu “pequeño negocio Socialmente Responsable”.

Aquí va la crema:

1. Identificación de las Partes Interesadas.

2. Descripción de la interacción que se produce entre nuestro negocio y cada una de las partes interesadas identificadas y propuestas de acciones a aplicar la cada una para evolucionar hacia un negocio “Socialmente Responsable”.

3. Evaluación de viabilidad de las acciones propuestas y puesta en marcha de las mismas.

4. Comprobación de que las acciones propuestas funcionan, o en su caso, proposición de mejoras o nuevas acciones.


Y voilà!  Conseguido. Y para ir terminando,  veamos un caso práctico genérico, por se a tu vecino Pepe le cuesta un poco más:


PASO 1: Identificación de las Partes Interesadas.

Me vuelvo a la definición: PARTES INTERESADAS son todas esas partes que ven afectadas directa o indirectamente por la existencia de la actividad. OK. Pienso en mi negocio, y distingo las siguientes:


PARTES INTERESADAS. DEFINICIÓN.

INTERNAS: 

Accionistas/Inversores. Poseen participaciones en la propiedad de la empresa.

Trabajadores. Realizan su trabajo dentro de la entidad, con contrato laboral o profesional y reciben una retribución   dineraria o en especie. 


EXTERNAS: 

Proveedores. Acercan trabajos, productos y servicios sin pertenecer a la empresa.

Clientes. Consumidores o usuarios de productos y servicios.

Administraciones. Poder públicos en los niveles local, municipal y estatal (vigilancia de cumplimientos legales: permisos, licencias, impuestos).

Sociedad. Entidades de iniciativa pública o privada del entorno local de la empresa como: los pueblos vecinos, Asociaciones, Fundaciones, y cualquier otro que no tenga relación directa pero que pueden verse impactados.

Medio.Entorno físico natural que incluye el aire, el agua, la tierra, la flora, la fauna, los recursos no renovables, así como el patrimonio cultural y artístico





PASO 2: Descripción de la interacción que se produce entre nuestro negocio y cada una de las partes interesadas identificadas y propuestas de acciones a aplicar la cada una para evolucionar hacia un negocio “Socialmente Responsable”.

Aquí tengo que ir analizando mis partes interesadas, una a una, viendo cuáles son mis intereses hacia ellas como negocio y cuáles son sus expectativas de ellos hacia mí. Con esta información describiré la situación actual de cada una de ellas, y pensaré en posibles mejoras para aplicar en cada uno de los casos. Recordando siempre que el objetivo, el fin de todo esto, es evolucionar mi negocio en aras de la Sostenibilidad. Vamos con eso:


• Responsabilidad para con los Accionistas/Inversores:

El principal interés de cualquiera negocio es generar beneficios. En un ejemplo de empresa calqueira, la Dirección tiene obligaciones hacia el Consejo de Administración como son obediencia, confidencialidad y lealtad. Las decisiones de la empresa deben garantizar el crecimiento económico y el retorno de la inversión. 

En un negocio Socialmente Responsable, se mantiene ese interés por generar rentabilidad pero encontrando un equilibrio justo entre el valor acercado por las personas, el capital y los beneficios dentro del proceso productivo. Por tanto, es establece una bidireccionalidad de los compromisos. Aunque la Dirección mantiene esas obligaciones antes comentadas, el Consejo de Administración adquiere aquí el compromiso voluntario de valorar de manera justa al personal que forma parte del negocio.


Posibles Acciones a implementar:

 Fomentar una cultura empresarial basada en el Desarrollo Sostenible.

 Establecer un Código de Conducta Empresarial que ponga de manifiesto los principales valores del negocio.

 Elaborar informes de Sostenibilidad de manera periódica.

 Garantizar unas cuentas saneadas y transparentes a través de auditorías de cuentas y políticas anticorrupción.


• Responsabilidad para con los Trabajadores:

Los trabajadores son el principal activo de cualquier empresa.

Los intereses más comunes de cualquiera trabajador son tener un buen contrato bien retribuido, asegurarse la jubilación, y sentirse realizado desarrollando sus tareas. Las empresas, por su parte, esperan de los trabajadores que sigan las instrucciones de Dirección, que hablen favorablemente de la empresa y que desarrollen bien sus tareas.

Aplicar un enfoque “responsable” a los de los recursos humanos implica, además del respeto a los derechos constitucionales, implementar una serie de acciones para que nuestro compromiso con los trabajadores sea ofrecerles un trabajo justo y además, satisfactorio.


Posibles acciones a implementar: 

 Velar por unos altos niveles de seguridad e higiene, por ejemplo con instrucciones de trabajo detalladas.

 Establecer retribuciones justas.

 Fomentar el desarrollo profesional, por ejemplo programando acciones formativas periódicas.

 Facilitar la conciliación, por ejemplo flexibilizar las horas de entrada y salida en la medida del posible.

 Mantener un clima laboral grato y positivo, por ejemplo a través de organización de eventos de Teambuiliding.


• Responsabilidad para con los Proveedores:

Las materias primas determinarán la calidad del producto final y el precio. 

Todo negocio necesita adquirir materias primas, materiales y suministros para producir bienes o servicios. Esta compra se suele realizar en función, sobre todo, de factores económicos y de tiempos de entrega. Este punto es clave porque cualquier fallo del proveedor implica también el impacto negativo en la reputación e imagen de mi negocio, ya que soy responsable de la adecuada selección de mis proveedores.

La Responsabilidad Social insta a añadir otros criterios de selección de proveedores (además de precio y plazo) como son los criterios de calidad, sociales y ambientales. ES más, propone no solo seleccionar adecuadamente sino colaborar con ellos para mejorar sus procesos productivos y enfocarlos también hacia un desarrollo sostenible.


Posibles acciones a implementar: 

 Definir unos requisitos mínimos de calidad a la hora de evaluar un proveedor.

 Comprobar que los proveedores tienen buenas condiciones de seguridad y salud en sus fábricas.

 Asegurarse que los proveedores cumplen la Declaración Universal de los Derechos Humanos

 Asesorar a los proveedores en cuanto a implementación de medidas de mejora nos sus procesos.


• Responsabilidad para con los Clientes:

El principal objetivo de una empresa para sus clientes es contribuir a su bienestar ofreciéndoles productos o servicios que cumplen ciertos requisitos legales (condiciones mínimas de seguridad, por ejemplo). En sentido inverso, en líneas generales, una empresa no suele esperar nada de sus clientes más allá de que consuman sus productos o servicios.

Con todo la cosa cambia significativamente cuando queremos añadirle a nuestro negocio el enfoque responsable.

La responsabilidad está en contribuir al bienestar de las persona ofreciéndoles su productos y servicios cumpliendo los requisitos legales aplicables, pero además de eso, garantizando su calidad, seguridad, confiabilidad, y que durante lo proceso de producción se produzcan los mínimos impactos ambientales posibles. Además se trata  también de involucrar al consumidor en el proceso de mejora continua de nuestro producto, esperando sus valoraciones y propuestas. Por eso se deben crear mecanismos para escuchar sus quejas y sugerencias, identificar el grado de satisfacción, y atender a sus principales expectativas.

Posibles acciones a implementar: 

 Someter a nuestros productos a estrictos controles de calidad y seguridad.

 Proporcionar a los clientes instrucciones de cómo gestionar el residuo generado por mi producto.

 Realizar encuestas de satisfacción.

 Gestionar eficazmente quejas/reclamaciones.

 Fomentar la comunicación activa (quizás alguna idea de algún cliente contribuya a mejorar nuestro producto).


• Responsabilidad para con la Sociedad:

En un negocio tradicional sin enfoque sostenible, habitualmente no encontramos compromisos hacia la sociedad que no es parte de nuestra cadena de suministro más allá de los cumplimientos legales que garantizan la reducción de ciertos impactos, sobre todo relacionados con la seguridad y la salud.

Con todo una empresa Socialmente Responsable es consciente de la generación de los dichos impactos y por tanto, establece mecanismos de comunicación con las comunidades afectadas para tratar de reducirlos o compensarlos. 


Posibles acciones a implementar: 

 Fomentar la contratación local.

 Realizar jornadas de transferencia de conocimiento con centros de formación próximos.

 Acoger alumnos en proceso de formación (prácticas).

 Destinar recursos a instancias que se dediquen a la educación, la ciencia y el arte.

 Ofrecer apoyo o donativos en caso de desastres naturales.

 Patrocinar eventos o equipos.

 Participar en cualquier otra acción de interés público.


• Responsabilidad para con la Administración:

La regulación y el fomento son los instrumentos usados por las autoridades para incentivar el cumplimiento legal y fiscal mediante sanciones, multas y asistencia técnica. 

La relación más habitual entre una empresa y las Administraciones Públicas suele ser lo contemplarlas como obstáculos, ya que ponen ciertas reglas y normas (legislación) ante las que hay que adoptar una estrategia de cumplimiento defensivo.

Una empresa Socialmente Responsable ha de considerar a las diferentes Administraciones Públicas como un grupo de interés que debe gestionarse en base al establecimiento de una relación de confianza y cooperación en dos sentidos: por una parte, el cumplimiento normativo, y por el otro, la participación para el desarrollo de programas sociales de interés público.


 Posibles acciones a implementar: 

 Ser transparente y  proactivos  ante las consultas de las administraciones.

 Participar en estudios piloto o programas de mejora voluntarios.


• Responsabilidad para con el Medio:

La gestión ambiental hace referencia a las actuaciones de una empresa que contribuyen a mejorar la calidad ambiental al reducir el impacto de la actividad empresarial sobre el medio ambiente. 

Cualquiera empresa sin enfoque responsable habitualmente, se limita a cumplir los requisitos legales aplicables en las áreas de atención más comunes (gestión de residuos, vertidos y contaminación atmosférica).

Una empresa Socialmente Responsable estudiará concienzudamente el impacto ambiental provocado por la propia actividad, y establecerá políticas y programas que traten de minimizar los dichos impactos, lo que significa ir mucho más allá del mero cumplimiento de los requisitos legales. 


Posibles acciones a implementar: 

 Establecer políticas para la reducción de ruido ambiental, de residuos, de emisiones atmosféricas y vertidos generados.

 Elaborar códigos de buenas praxis ambientales para racionalizar el uso de energía o agua. 

 Adquirir e implementar tecnologías y métodos de optimización de procesos que consigan disminuir los impactos.


Y hasta aquí el análisis en profundidad, paso 2.

Como veis, en poco menos de un folio salieron unas treinta acciones concretas individuales que  podríamos tratar de implementar en nuestro negocio. Pero podríamos identificar muchísimas más.

Ahora, los siguientes pasos, 3 y 4 (puesta en marcha y comprobación de eficacia) ya quedan a vuestro cargo… 

Simplemente añadir que NO es necesario implementar todas las medidas identificadas. Mi recomendación es seleccionar las más factibles o significativas por cada grupo de interés en función de la naturaleza de cada negocio, valorar si son viables, hacer un plan de acción, y arrancar! Muchas de ellas ni tan siquiera necesitarán inversiones económicas significativas.

Con el paso del tiempo, y una vez vayamos adquiriendo más y más experiencia, podremos ir añadiendo más y más medidas que nos conducirán más y más hacia ser un negocio Socialmente Responsable.

Ya por último, y para acabar,  contaros que existen diferentes maneras de certificar las buenas prácticas en Responsabilidad Social Corporativa en un negocio. Sería el colofón perfecto para todo este proceso!

Al igual que pasa en otras áreas de negocio, existen normativas y códigos que estandarizan a nivel global las buenas prácticas de Responsabilidad Social. Seguramente estéis más familiarizados con los ejemplos más típicos para otras áreas de aplicación: norma  ESO 9001 para Calidad,  OHSAS 18001 para Seguridad,  ESO 14001 para Gestión Ambiental, UNE 166002 para I+D+i, etc. Pues bien, también existen para la Responsabilidad Social Corporativa. Actualmente las certificaciones más comunes son en base a las normas SA8000, IQNet SR10EFR, y las principales entidades   certificadoras del país están acreditadas para  auditar cualquier negocio también en este campo. 

Os invito a todos a profundizar poco a poco en el Desarrollo Sostenible, ya que es un tema apasionante y que a mí, particularmente, me hace no perder la esperanza…

Cualquier inquietud, comentario, o simplemente se queréis más información al respecto, estaré a vuestra entera disposición a través del correo electrónico cristal.pazbonilla@gmail.com

Gracias a todos y a por eso!

SHARE

About Leo

0 comentarios :

Publicar un comentario