1500 convivium
en todo el mundo
Home » , , » Antonio Saborido: "Mis vinos son de variedades autóctonas de las que queda muy poca cantidad"

Antonio Saborido: "Mis vinos son de variedades autóctonas de las que queda muy poca cantidad"

Antonio Saborido está al frente de Bodegas Antonio Saborido, dentro de la IGP Viño da Terra de Barbanza e Iria. De ser una bodega tradicional al uso hasta el año 2007 en la cual se vendía la producción casera de vino, como en muchas de las casas vecinas, sufre a partir de ese año una profunda transformación para modernizar y profesionalizar la producción vinícola, manteniendo la esencia de lo tradicional pero garantizando que durante el proceso productivo no se alteren de alguna manera los sabores y matices del vino. 


- ¿Cuándo comezastes con esto?

“Llevamos toda la vida. Ya antes de mis padres había bodega en casa. Yo trabajé siempre en el mar e cuando me detectaron una fibrilación en el corazón no me volvieron a dejar embarcar. Entonces le eché una mano a mis padres y puse la bodega a funcionar en el año 2007, cuando se hizo la I.G.P. Viño da Terra de Barbanza e Iria”.


- ¿Qué te diferencia de los demás?

Principalmente mis vinos son de variedades autóctonas de los que queda muy poca cantidad. Tengo el Raposo, de más de 100 anos de antigüedad, el cual conseguimos entre varios que se pusiese incorporado en las clases autóctonas. Durante 7 u 8 años estuvimos haciendo micro-vinificaciones en la estación enológica de Leiro, en Ribadavia, para saber los caracteres organolépticos de la uva. Después MBG y EVEGA llevaron muestras y fueron los que comentaron los años que tenían estas cepas. Esta variedad la hai aquí, en Paderne y también en Negueira de Muñiz (en la Fonsagrada). En los demás lugares desapareció con la filoxera o la cortaron.

Los vinos de la IGP Viño da Terra de Barbanza e Iria son menos ácidos, tienen una maduración más temprana”.


- Estas variedades minoritarias, ¿las ponéis en valor?

Claro que lo hacemos, pero hay que ser perseverante. Tiene que ayudarte un banco de germoplasma. En las botellas también lo reflejamos en la etiqueta. Aún tenemos variedades que se están estudiando pero no se sabe lo que son porque no existe la suficiente cantidad para hacer un estudio organoléptico. Aquí se perdieron algunas de ellas por este motivo o porque coincidió que había muerto la cepa. Otras están por estudiar y catalogar, como son el negrón y el castro, que aquí se les conoce por ese nombre".


- ¿Por qué optaste por la IGP Viños da Terra?

Nosotros no optamos, más bien la fundamos. Por cuestiones políticas, nos dejaron fuera de la D.O. Rías Baixas y estamos en el centro de ellas. Rías Baixas no es Tomiño, ni O Rosal, ni la ribera del Ulla. Rías Baixas son estas, pero en aquel tiempo, repito, por cuestiones políticas, no se llevaban bien los de la parte norte con los de la parte sur, y por eso nos dejaron fuera. Hicieron lo mismo con Valga y Catoira que están dentro de la provincia de Pontevedra. Las saltaron y pasaron a la zona de Padrón. Iria también quedó fuera. Nosotros quisimos hacer la I.G.P. para demostrar que los vinos  de aquí eran buenos porque de hecho, a comienzos de siglo, donde había vinos era en esta zona, no en Cambados (las viñas son todas nuevas). A Carragueiros, Barraña y Mañóns, venían los barcos; los carros de las vacas llevaban los perfias, los tercios y las medias pipas y el barco iba para la zona de Cambados, Vilanova, Vilagarcía… donde solo había en esa época lechugas y repollos. Al dejarnos fuera, y como teníamos viñas, optamos por hacer una certificación para nosotros.

Con la IGP siempre tes un paragüas. Un vino certificado es un vino de mayor calidad ya que tienes que cumplir unos parámetros establecidos”.


- ¿A quién le vendéis principalmente? ¿A quién vai dirigida vuestra producción?

Yo vendo a clientes que tengo de toda la vida e después por aquí, en los bares, restaurantes, vinotecas”.


- ¿Qué tal en el confinamiento? ¿Cómo fueron las ventas?

A mi me fue ben porque me aguantaron los clientes de casa y otros que vinieron nuevos procedentes de los bares”.


- ¿Y cómo os va actualmente?

Empezó arrancando bastante bien pero ahora ya se ha parado otra vez”.


- Para terminar… ¿estáis haciendo algún tipo de campaña en común las bodegas que estáis dentro de esta IGP?

“Hacemos alguna a través de la Mancomunidad Arousa Norte y luego cada uno por separado”.


OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE

Las producciones certificadas con la IGP Viño da Terra, como Bodegas Antonio Saborido, hacen las siguientes aportaciones para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostible de la ONU.

Ayudan a acabar con el hambre (ODS 2) ya que:

2.3 Ayudan a mejorar la productividad agrícola y los ingresos de los pequeños productores alimentarios, en particular los de los agricultores familiares, aportando recursos, conocimientos y generando mercados y oportunidades de valor añadido para su producción.

2.5 Ayudan a conservar la diversidad genética de las variedades tradicionales de uvas de la región, estando acotada la producción del vino que puede producirse amparado por su normativa interna. 

Luchan por un trabajo decente y un crecimiento económico (ODS 8):

8.2 Aumentan la productividad de su empresa empleando sistemas de modernización tecnológica e innovadores.

8.3  Promueven políticas orientadas al desarrollo que apoyan  las actividades productivas, la creación de puestos de trabajo decentes, el emprendimiento, la creatividad y la innovación,  y fomentan la formalización y el crecimiento de las micro, pequeñas y medianas empresas.

8.9 Promueven el turismo sostenible, basado en el atractivo enológico, que ponen en valor la cultura y los productos locales de su zona. 

Ayudan a construir ciudades y comunidades sostenibles (ODS 11), ya que:

11.4 Ayudan a proteger y salvaguardar el patrimonio cultural y natural del mundo al trabajar en la conservación de las variedades tradicionales y las técnicas tradicionales asociadas a su manejo. 

11.a Apoyan los vínculos económicos, sociales y ambientales positivos entre las zonas urbanas,  periurbanas y rurales fortaleciendo la planificación del desarrollo regional ya que mantienen vivo el rural y abastecen de alimento las ciudades próximas.

Favorecen la producción y consumo responsables (ODS 12):

12.5 Tratan de minimizar los desechos que son generados por su actividad mediante la reutilización de los sobrantes, como la  poda para hacer compost, o el orujo  reintroducido en la cuba de fermentación. 

12.b Favorecen la elaboración de herramientas para fomentar el desarrollo sostenible, ya que facilitan una localización exacta de la producción y generan un turismo sostenible en el entorno que promueve el patrimonio cultural y los productos locales.  

SHARE

About Leo

0 comentarios :

Publicar un comentario